A Suecia le bastó el gol anotado en Estocolmo para ganar la serie contra Italia y clasificar al Mundial de Rusia 2018 luego de once años de no lograr clasificarse.

El mandamás de la selección sueca, Janne Andersson fue homenajeado por sus jugadores sobre el césped del San Siro, mientras él entre lágrimas describía el momento así: “Estoy en un estado de shock, esto es increíble, creo que hemos logrado algo de lo que pueden estar orgullosos todos los suecos. Nos enfrentamos a un equipo de clase mundial y fuimos capaces de mantener la portería a cero en los dos partidos”.

La celebración fue tan grande, que se trasladó al vestuario y donde se captó una imagen que se viralizó en las redes sociales, y esta es que el psicólogo de la selección de Suecia twitteó a Andersson ayudando a recoger la basura que habían dejado los jugadores.

Teniendo un gran respeto al equipo rival, felicitando a su equipo y celebrando con los suyos, pero jamás olvidando los pequeños detalles que realmente engrandecen a las personas, como lo es la humildad y el servicio.

 

Cambia el juego, mejora el mundo.

Comentarios

comentarios