Practicar deportes le brinda a los niños un sinfín de oportunidades para desarrollar habilidades en la comunicación y el trabajo en equipo, mismas que cíclicamente les fortalecen como líderes en sus entornos de grupo.

Practicar deportes de grupo, o correr, bicicleta y natación, ayuda a los niños a tratar a sus rivales con respeto, identificar fortalezas y debilidades para de esa forma desarrollar estrategias ganadoras y administrar el tiempo de manera óptima.

Además ayuda a las personas a desarrollarse en confianza y tomar decisiones rápidamente para tener éxito.

Los líderes efectivos evalúan situaciones y deciden qué tipo de liderazgo utilizar, en crisis generalmente ejecutan un liderazgo autocrítico, en otros casos los líderes necesitan a subordinados para recolectar información y de esa forma tomar una mejor decisión.

Practicar deportes conlleva desarrollar estrategias continuas y los líderes también se encargan de eso. Los líderes efectivos muestran un comportamiento decisivo. Los deportes ayudan a las personas a desarrollar habilidades y comportamientos en una escala de valores que lleva al éxito personal y profesional.

El deporte prepara líderes para influir en los demás, te da habilidades de comunicación avanzadas y potencía el desarrollo del deportista en diferentes entornos.

El deporte es, per se, muy apasionado y en el cúmulo de emociones están la euforia de la victoria y la decepción de la derrota. Hasta en estos momentos aparecen los líderes para poder gestionar cada momento y rescatar las máximas lecciones.

Cambia el juego, mejora el mundo.

Comentarios

comentarios